viernes, 10 de julio de 2009

JUSTIFICACIÓN Y ANTECEDENTES

El principio de participacion democrática expresa no sólo un sistema de toma de decisiones, sino un modelo de comportamiento social y político, fundamentado en los principios del pluralismo, la tolerancia, la proteccion de los derechos y libertades, así como una gran responsabilidad de los ciudadanos en la definición del destino colectivo.

Es así que la UNAD también promueve dichas instancias a través de sus cartas de navegación, las cuales son: el Proyecto Académico Pedagógico Solidario y el Plan de Desarrollo 2007 - 2011 "Por la Calidad Educativa y la Equidad Social"; en los que se evidencia que acciones como la pretendida por el Primer Foro Nacional sobre la esencia social comunitaria -Estrategias para la consolidación de un pensamiento inspirador y transformador- responde a dichos lineamientos desde las siguientes perspectivas:

•Contribuye al desarrollo del significado de la acción, para reafirmar el sentido de pertenencia mediante el incremento de la participación democrática, como un mecanismo para la reproducción de liderazgo inspirador.

•Dinamiza cambios en las formas de liderazgo para construir mediante el debate académico, respuestas para el mejoramiento de los procesos institucionales que propenden por el fortalecimiento de la impronta unadista, con la observancia del énfasis social comunitario.

•Es un escenario que favorece la desconcentración de procesos de gestión académica, fundamentada con mayor énfasis en los principios de sistematicidad, reticularidad, fractalidad, y liderazgo inspirador, ampliando los espacios de participación organizada, creativa y democrática, pretendiendo la construcción del espíritu comunitario.

•Evidencia el compromiso con la gestión del conocimiento y la promoción de la cultura investigativa, dinamizando el pensamiento crítico y autónomo desde la apropiación de saberes existentes en la institución sobre la esencia social comunitaria y la posibilidad de construir creativamente nuevos conocimientos.

Lo anterior establece un espacio pluralista con posibilidades de establecer canales de comunicación para la coconstrucción de conocimientos, mediante la revisión de dimensiones (lo organizacional, lo comunitario en la región, lo solidario y los aportes a éstas desde la investigación) y componentes (ponencias a modo de propuestas académicas o experiencias significativas) para evidenciar indicadores de nuevos conocimientos, que coadyuven a la renovación, rediseno y desarrollo de programas curriculares en las Escuelas de la UNAD, con el fin de que los aportes para los aprendizajes, sean culturalmente pertinentes, socialmente relevantes e intelectualmente significativos.

De la misma forma, la UNAD por su histórica vocación comunitaria, establece la necesidad como "universitas", de la conceptualización y apropiación crítica de las experiencias vitales e intelectuales, sistematizando, validando y enriqueciendo el conocimiento que produce (saber académico), para poder desarrollar la articulación necesaria que permita la apropiacion crítica del saber incorporado en las comunidades (saber social) y de esta manera, condensar los conocimientos pertinentes para producir currículos flexibles, orientados a la formación integral de las personas, siendo estas quienes logren la anhelada transformación positiva de la realidad sociocultural.

Pero como lo establecido es básico, no se puede obviar un postulado central en el Proyecto Académico Pedagógico: "... lo fundamental no es saber hacer y saber actuar, sino entender lo que se hace y comprender como se actúa, asumiendo en forma ética y socialmente responsable, las implicaciones y consecuencias de las acciones realizadas y transformando los contextos en beneficio del desarrollo humano sostenible". Esto atañe a que el aprendizaje debe acompañarse de nuevos conceptos y significados relacionados con nuestras prácticas cotidianas, por lo que las estructuras cognitivas y del conocimiento deberán nutrirse de las socioafectivas y del comportamiento; allí surge lo actitudinal como pilar para forjar liderazgos que innoven, inspiren y promuevan las transformaciones mencionadas.

Este dispositivo para la recreación de liderazgos propios de la UNAD, no podría estar ajeno a las dinámicas evaluadoras, no sólo del evento como tal, sino de lo que pretende generar el mismo. Aquí irrumpe el sentido histórico de nuestra existencia universitaria: De dónde venimos, qué se ha hecho y hacia dónde vamos?. Preguntas que determinan una oportunidad para hacer la revisión y reflexión autocrítica de procesos, aprendizajes y productos (autoevaluación y coevaluación), juzgando objetiva y constructivamente nuestros avances o estancamientos.

Entonces podremos como comunidad académica, identificar por un lado, evidencias de progresos alcanzados, fortalezas, estratégias exitosas o los posibles errores o limitaciones; y por otro, las necesidades, aspiraciones y metas para aprendizajes futuros, ya no sólo de los estudiantes sino de todos como unidad, que demanda altos niveles de inteligencia organizacional, mediada por un liderazgo que opere los cambios sin perder de vista el componente comunitario "...que tipifica a la Universidad Nacional Abierta y a Distancia-UNAD, porque conlleva la proyección social de la Institución al ámbito local y regional, y eleva la atención de la cuestión social a la categoría de proyecto ético político'".

Ahora bien, si a falta de una verdad absoluta, las organizaciones inteligentes asumen que se puede pensar distinto, también permiten mediante el conocimiento compartido, incrementar el interés de sus miembros por lo que sucede en el medio externo para acrecentar el liderazgo y la acción transformativa, a través de una mision y vision compartidas.

En este orden de ideas, se hace evidente la necesidad de retomar la episteme que rodea el conocimiento actual sobre la esencia social comunitaria de la UNAD, con los aportes al respecto por parte de la investigación y los programas académicos de las Escuelas, que articulados con el componente solidario precisa el liderazgo unadista. En aquel momento y desde esta plataforma, el pensamiento inspirador y transformador podrá observar con mejores herramientas, la existencia o no, de propuestas innovadoras de cara a lo social comunitario como campo fundante que recoge las características más humanas del mundo de la vida cotidiana, junto con su dimensión subjetiva y por ende de las necesidades fundamentales insatisfechas, sobre las cuales la UNAD promulga su hacer. Aquí es donde el liderazgo para las transformaciones que se proyectan, surge como baluarte de la accion academica, investigativa y de proyección social de la UNAD.

3 RAMON MARTÍNEZ, MIGUEL. A. - PROYECTO ACADEMICO PEDAGOGICO - UNAD Capítulo IV (La Actualización del Proyecto Académico Pedagógico/ Componentes del PAP) Formación de la Persona y Desarrollo de Competencias, pg 62
4 Ibid - Componente Comunitario - Regional. Significado y Sentido, pg 97

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada